¿Qué relación tienen las marcas territoriales con el Desarrollo Bajo en Emisiones?

Por Victor Galarreta, Oswaldo Saavedra, Daniel Coronel y Pilar Saez de Mecanismos de Desarrollo Alternos; y Gustavo Suarez de Freitas y Patricia Luna de Earth Innovation Institute.

 

Resumen

Las marcas son instrumentos usados en el mercadeo de productos y servicios para hacerlos diferenciables y atractivos para los consumidores. No obstante, su uso puede extenderse también a territorios; especialmente si se les utiliza como factor diferenciador basado en la estrategia de desarrollo baja en emisiones de carbono que una jurisdicción realiza.

 

Hay una tendencia de los mercados de commodities tropicales a monitorear y reducir la huella de deforestación que ocasionan. Iniciativas internacionales como la Alianza por los Bosques Tropicales (www.tfa2020.org) – que reúne algunos de los grandes compradores de commodities agrícolas del mundo como Nestlé, Unilever, Olam y Walmart- se han trazado la meta de desarrollar cadenas de valor libres de deforestación al 2020. Por ello, impulsar territorios y cadenas de suministro libres de deforestación tiene gran potencial como estrategia prospectiva.

Las marcas territoriales pueden ser un instrumento adicional en el marco de la tendencia de construir jurisdicciones y paisajes sostenibles. Sin embargo, su valor no se encuentra solamente en ser un elemento de mercadeo tradicional para una región (existen en el mercado centenas de marcas territoriales) sino como enseña del esfuerzo de construir una jurisdicción sostenible, vinculada a determinados atributos que representa, o aspira a representar, para que sea capitalizado por los múltiples actores. Es decir, mostrar ante los mercados que se trata de un territorio que cuenta con una estrategia de desarrollo bajo en emisiones, lleva a la práctica medidas explícitas y monitoreadas, tiene cadenas de suministro (productos y servicios) contribuyentes a esas políticas; y, que recibe retribuciones por esto.

Los beneficios de construir marcas territoriales con enfoque de desarrollo bajo en emisiones son:

  • Para las cadenas de suministro, permite (en tanto cuenten con medidas explícitas para reducir la deforestación y un confiable sistema de monitoreo) posicionarse en mercados internacionales de commodities y financieros donde hay mayor preocupación por la huella en la deforestación; así como, un paquete de incentivos públicos. La marca agrega valor a una forma específica de producir.

  • Para las autoridades políticas, focaliza o prioriza la intervención de sus direcciones y agencias para implementar incentivos para los actores que realicen actividades productivas en el marco del desarrollo bajo en emisiones. La marca hace visible una estrategia de intervención pública.

Existe una tendencia internacional favorable

Como consecuencia de los compromisos asumidos por los países y sus economías en el Acuerdo de París, en el contexto de la CMNUCC, los mercados en todo el mundo están, cada vez más, demandando productos libres de deforestación,

La creación de la Alianza por los Bosques Tropicales (ATF), los compromisos del Consumer Goods Forum (CGF); así como; en la Declaración de Nueva York sobre Bosques, son ejemplos concretos sobre cómo las cadenas de suministro libres de deforestación se han convertido en un tema de interés. En concreto: las empresas buscan desvincularse de la deforestación y, para esto, preferirán las fuentes con menores riesgos.

De igual manera, el sector financiero, ha venido desarrollando mecanismos como los protocolos verdes de la banca de inversión, asociados a los Principios de Ecuador y los estándares para Bonos Verdes en el sector AFOLU. En esta línea, la tendencia de las inversiones en la producción de commodities tropicales tiende a preferir ubicarse en jurisdicciones que reduzcan riesgos, es decir, jurisdicciones sostenibles.

Estos procesos configuran una oportunidad para los territorios y cadenas de suministro provenientes de estos, que se comprometen con la reducción de emisiones y la sostenibilidad. Las marcas territoriales que cuentan con atributos, demostrables, de reducción de emisiones, pueden ser un medio para atraer la atención de los inversionistas y lograr acceder, cada vez más, a mercados que puedan imponer limitaciones al acceso a productos con huella de deforestación.

Beneficios de las marcas territoriales

Existen varias iniciativas que buscan promover territorios, jurisdicciones o paisajes sostenibles. Sin embargo, no solamente los territorios liderados por el sector público son los únicos que deben involucrarse en el proceso y recibir sus beneficios por buen desempeño. El sector privado y la sociedad civil necesitan percibir que apoyar una estrategia de desarrollo bajo en emisiones, los beneficia. En ese sentido, las marcas territoriales son complementarias a estas iniciativas y permite transmitir valor a quienes se ponen de lado de reducir la deforestación y mejorar la calidad de vida de la población.

Asimismo, el valor de las marcas territoriales no reside propiamente en la marca, sino en la estrategia detrás ésta como instrumento de mercadeo. La marca es soportada por los esfuerzos que los territorios realizan, vinculándolo, en primera instancia, a actores que contribuyen con las políticas para detener la deforestación. Es decir, un instrumento tangible, compartido con los actores privados y sociedad civil, con valor en el corto plazo.

Una marca territorial bajo el enfoque de Desarrollo Bajo en Emisiones, tendrá los siguientes beneficios para el conjunto:

  • Contribuye a tener cadenas de suministro de vanguardia que no favorezcan a la deforestación, mejoren la calidad de vida de la población y que puedan competir en mercados nacionales e internacionales.

  • Valoriza el paisaje forestal como un activo donde el sector privado entienda que su competitividad depende de la conservación.

  • Alinea las políticas regionales y las actividades económicas de los actores generando incentivos desde el nivel público para que la producción se realice con criterios de competitividad, que, al mismo tiempo, eleve las condiciones de vida de las poblaciones y contribuya a la conservación de los bosques.


Avances internacionales sobre territorios sostenibles

  • Iniciativa «Commodities – Jurisdictions»

Existe un grupo de trabajo voluntario de países, instituciones, empresas e individuos comprometidos: el “Commodities – Jurisdictions Approach”. Este busca alinear el poder de los gobiernos con sus políticas públicas; de los productores con sus acciones y decisiones; y de las corporaciones -que responden al mercado- con sus decisiones de compra y de inversión. Además, busca que tanto el compromiso del sector privado por asegurar cadenas de suministro de commodities libres de deforestación,como los compromisos de países y jurisdicciones subnacionales, se encuentren y refuercen mutuamente. Esto es una oportunidad para que las jurisdicciones y sus cadenas de suministro preparen acciones tempranas – como las marcas territoriales – que satisfagan la demanda del mercado.

Este grupo actualmente se encuentra discutiendo un formato de evaluación con seis criterios y un conjunto de preguntas para cada uno, de modo que califiquen en verde, ámbar y rojo, según el nivel en que la jurisdicción satisfaga el criterio. No se trata de un nuevo sistema de certificación, ni de nuevos estándares o salvaguardas, ni pretende asegurar una situación de “cero deforestación”, sino mostrar un proceso y avance en reducción de deforestación a escala de toda la jurisdicción, empleando para ello las condiciones ya recogidas en instrumentos actuales. Por lo que sería complementario (no sustituto) de los esquemas de certificación ya existentes.

Las marcas territoriales, puede complementar este proceso de nivel macro, ya que, a nivel micro (de territorio), permiten avanzar con cadenas de suministro específicas. Por su parte, cumplir los criterios de esta iniciativa C-J podrá dar mayor credibilidad a la jurisdicción y acrecentar el valor o utilidad de la marca territorial.

  • Sistema de Desempeño del Grupo de los Gobernadores por el Clima y los Bosques (GCF- PS)

EII en colaboración con IDESAM, con la asesoría de VCS y apoyo del Fondo GCF, NORAD y la Fundación Gordon & Betty Moore viene desarrollando una propuesta de sistema de desempeño para las regiones miembros del GCF. Esta iniciativa parte de reconocer que en el contexto global existe el compromiso de reducción de emisiones, y que a nivel de jurisdicciones se viene realizando esfuerzos; sin embargo, no hay un avance significativo en la visibilización, reconocimiento y retribución de dichos logros. Parte de esto la inconsistencia entre los compromisos y las métricas entre los diferentes actores: las jurisdicciones que se comprometen a reducciones de deforestación miden sus resultados a escala macro, la jurisdicción completa, en tanto que las corporaciones que buscan cadenas de suministro libre de deforestación buscan un monitoreo micro. Por otra parte, los diversos interesados en retribuir, o en acceder a, emisiones reducidas, igualmente son diferentes, así como sus enfoques y aproximaciones, sean estas de alcance jurisdiccional o de proyectos para mercados de Carbono voluntarios o regulados.

El sistema de desempeño que se propone busca integrar los potenciales mercados y socios financieros en una agenda común de desarrollo bajo en emisiones, que resulte en mayor reconocimiento y compensación del progreso de los miembros del GCF, al mismo tiempo que reduzca riesgos y simplifique el monitoreo para los mercados. Este instrumento debe ser robusto pero flexible y cumplir con las necesidades de REDD+ (estándares y salvaguardas) y con los principios y criterios de los estándares de sostenibilidad internacionales para la producción de commodities, incluyendo los asociados al financiamiento.

Se ha realizado una primera aproximación al instrumento con el grupo de miembros brasileños del GCF-TF, en base a la cual se registra tres grupos de indicadores, ambientales (sobre deforestación y uso de la tierra), socioeconómicos (índice de desarrollo humano, educación, trabajo), y de gobernanza (marco legal e institucional, salvaguardas). Este sistema se enfoca en mostrar el desempeño del territorio de manera accesible, no pretende generar otro sistema de certificación ni estándares, por lo que puede ser, también, un instrumento que contribuya a validar los atributos de la marca territorial.

  • Herramienta de calificación de Paisajes Sostenibles

La Herramienta de Calificación para Paisajes Sostenibles es un instrumento promovido por Alianza para el Clima, Comunidad y Biodiversidad (CCBA), incluyendo a Conservación Internacional, Rainforest Alliance, Wildlife Conservation Society y sus socios EcoAgriculture Partners y Global Canopy Programme. La herramienta busca evaluar las condiciones de las políticas que permitan a las jurisdicciones con bosque tropical cumplir con los objetivos de paisajes sostenibles que facilite la inversión de los sectores público, privado y de cooperación. Se trata de un conjunto de criterios que aborda los siguientes temas: la planificación del uso de la tierra y ordenamiento territorial, tenencia de la tierra y recursos, servicio de la biodiversidad y de los ecosistemas, coordinación y participación de los actores y sistemas de producción de productos básicos. A la fecha, existe un borrador de la herramienta de calificación aplicado a San Martín.

Mecanismos de Desarrollo Alternos, como parte del Proyecto NORAD/WWF “Supporting implementation of the Peruvian-Norwegian-German Joint Declaration of Intent on REDD+”, en específico, del Componente 2, implementado a través del sub-proyecto “Promotion of the protection/production approach on key agrarians value chains from the San Martin and Ucayali regions”, ha promovido la creación de marcas territoriales en San Martín y Ucayali.

Estamos muy deseosos de conocer tus opiniones o aportes sobre cómo diseñar estrategias u hojas de rutas y marcas territoriales que permitan alcanzar el desarrollo bajo en emisiones a nivel de gobiernos sub-nacionales. Escríbenos a mda@mda.org.pe

 

Share

leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *